©2015-2016. RAFAEL SERRA / LAZIVA COMIX

  • Rafael Serra

Reseña sobre Laziva # 6, Curva de Aprendizaje


Laziva es un comic creado por Rafael Serra, ilustrado por Lapizafilao. Ambos son el equipo detrás esta gran producción local.

Después de una serie de sucesos que involucraron a Ivelis en la pelea contra del Doctor Tomás Aguirre por ella haber matado a su hijo quien operaba dentro y fuera del quirófano. Durante todo este tiempo el detective Luis Ramírez la ha seguido hasta un club de desnudistas donde ella se ha refugiado. Ivelis se dirige a Luis y hace contacto para tener intimidad con él, pero hay un motivo tras este encuentro; ella quiere tenerlo como aliado, Luis saca un arma y se la pone en la frente. Ella le dice que la mate y es con esta situación que empezamos con Laziva 6.

Lo primero que me llamó la atención de este número fue la portada. Hasta ahora las portadas de Laziva son eróticas o llenas de tensión. Esta portada muestra a Laziva corriendo de manera traviesa con un agua y un hotdog mientras la gente la vitorea. Este tipo de portada me acordó las portadas de Memin que aparecía corriendo o huyendo de una situación. No me burlo de la portada de Laziva, esto sucede cuando algo en nuestro subconsciente y lo usamos para un arte aunque solo lo hayamos visto una vez. Esta portada rompe con la rutina de la historia y cambia para darnos un cambio y un respiro para retomar luego el camino de Ivelis.



Pero vayamos a la historia en sí. Ivelis le propone al detective Ramírez a que sea su aliado y que ella le proveerá información fidedigna sobre gente que vende drogas. Serra retoma un sub-argumento del primer número que involucraba el conserje de la escuela a la cual ella asiste que le vende drogas a los estudiantes, acto seguido Ramírez y un batallón de policías invaden la escuela y registran buscando drogas. No las encuentran y tanto el jefe superior de Ramírez lo ven como un tonto que le hace caso a las fantasías de una niña loca. Se tienen que ir de la escuela.

Mientras tanto, vemos la secuencia del hotdog, cuando este vendedor en gratitud a Laziva que es vista por muchos del barrio como una defensora de los pobres, vemos algo ingenioso de parte de Lapizafilao y es un cambio de estilo en el arte a un estilo más definido y en la vena de la caricatura al estilo revista Mad. Por primera vez vemos a una Ivelis que nos recuerda a alguien que conocemos o quisiéramos conocer. Tanto Rafa como Ivelis en esta página saltan del papel con sus detalles y expresividad.

La próxima secuencia tenemos al detective Ramirez arrestando a Ivelis por darle ‘falsos’ informes. La gente empieza a tirarles cosas y se abalanza sobre el detective quedando libre Ivelis, que se dirige a confrontar a Pancho el conserje. Vemos la página que es el motivo de la portada de este número. Los tonos le dan una dimensión de profundidad y volumen a la figura principal. Ivelis le cae a golpes a Pancho para que confiese dónde está la droga. La forma caricaturesca en la cual se desfigura la cara por los golpes muestra otro acercamiento del estilo de Lapizafilao. Este aspecto muestra la caricatura funcionando de acuerdo a su lógica de comic. Es una influencia a lo Disney donde los personajes se golpean y vemos los efectos de una acción violenta que se refleja ya sea en un Tribilín o un Pato Donald. También nos acuerda un Plastic Man de Jack Cole con su acción surrealista sobre un cuerpo multi-flexible. Ivelis se enfrenta a unos tipos que defienden a Carlos.

Aquí vemos el uso de acción cinemática en una secuencia digna de una película de karate y el uso de perspectiva de distintos ángulos de pelea. Vemos a Ivelis alcanzar a Carlos y lo cuestiona sobre dónde están las drogas. El panel completa nos da la escena de Ivelis levantando a Pancho agarrado por el cuello en una escena típica de un héroe como Batman o Punisher. Pancho le confiesa que no sabe dónde está la droga.

De pronto vemos un efecto de rayos x al ser electrocutada Ivelis por un taser reminiscente de los antiguos muñequitos cuando cada vez que alguien se electrocutaba se le veía el esqueleto. Aparece el verdadero villano, el Principal de la escuela, quien le explica que el propósito de la escuela es embrutecer a los muchachos y luego convertirlos en drogadictos. Una crítica al fallo del sistema educativo que no enseña a cómo prepararse a los estudiantes académicamente y para el mundo real. Mientras esto sucede sigue electrocutando a Ivelis hasta que cae de un batazo propinado por Carlos quien dice una frase famosa de Quico. Este capítulo sirvió a dos propósito, uno que cambió el paso de una historia frénetica a una historia más centrada a un lugar en específico y a resolver una parte de la trama que se había quedado en suspenso y segundo avanzar la relación de Laziva y el detective que iba en ascenso a cada momento.

Es la primera vez que se establece una relación aunque conflictiva dentro de la serie. Lapizafilao experimentó con el medio usando varias técnicas y Rafael le dio un giro a la historia que sin desviarse de su ruta demuestra que puedes hacer una historia personal dentro de una historia épica.

Este trabajo para mí opinión ha sido el mejor trabajo de la serie hasta ahora.

No debo olvidar dos contribuciones importantes para este número, primero la contraportada de Scorp Jimenez que ilustra muy bien su gusto por probar hacer arte con distintos temas, esperen su arte en BOOM ASTRAL. La otra contribución es el arte de Miguel Sanjurjo, que su línea libre y segura nos muestra el rostro de Laziva recordando al gran Alex Toth.

Solo les exhorto a que apoyen esta producción local de muy buena calidad.

Pueden seguir el Blog Desde Mi Balcón en Facebook.

#DesdeMiBalcón #reseña #crítica

17 vistas